Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Por una ciudad más accesible

Hacer la ciudad más accesible no sólo beneficia a las personas con movilidad reducida. Es una mejora de carácter general.

Whatsapp

Un estudio realizado por la asociación Tarragona Sense Barreres revela que en la ciudad persisten todavía 124 vados de pasos de peatones que incumplen la normativa en materia de accesibilidad. Estamos hablando solamente de pasos de peatones señalizados semafóricamente y que corresponden a calles del centro urbano. El análisis exhaustivo de todos los pasos arrojaría cifras inalcanzables. Sería injusto afirmar que Tarragona no ha hecho nada en materia de supresión de barreras arquitectónicas. Desde 2014 el Ayuntamiento ha adecuado 45 pasos de peatones, y otros 34 ya tienen en marcha el proyecto para adecuarlos. Sin embargo, aún queda mucho por hacer. En concreto se contabilizan 90 pasos que carecen de fecha para alcanzar la solución. Poco a poco se ha adquirido conciencia de que las ciudades deben ser concebidas para todas las personas. Un ciudad accesible s una ciudad convivencial. La supresión de barreras no es sólo una obligación social para lograr la igualdad. Es también un modelo urbanístico que facilita la movilidad a todos los ciudadanos, y esto incluye personas con coches de bebés, carros de la compra o simplemente que dificultades coyunturales por alguna lesión. Todos los esfuerzos que el Ayuntamiento aplique en este sentido estarán bien empleados y a buen seguro obtendrá una mayor rentabilidad política si se aplica a facilitar el día a día del ciudadano. Son obras menores con beneficios mayores.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También