Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Precisión ornitológica

"Se ve que el logo del PP no es una gaviota sino un charrán, que no come carroña y vuela alto... hasta que se zambulle en el agua, desapareciendo de nuestra vista, a hacer sus cosas de charrán"

Rafael Servent

Whatsapp

Ahora sale un señor que hace casi 30 años era de las Nuevas Generaciones del PP y nos recuerda que el logotipo que diseñó altruistamente para el partido político en el que militaba (y milita) no es una gaviota, sino un charrán. Que se ve que las gaviotas «vuelan bajo y comen carroña», mientras que el charrán, cuenta, «vuela alto y no es carroñero». ¿A qué viene este ataque agudo de ornitología, tres décadas después? Pues se ve que en febrero hay un congreso del PP, y el señor en cuestión –que se llama Fernando Martínez Vidal y es concejal en el ayuntamiento de Madrid– quiere que quede claro en los estatutos.

Que son demasiados años de hablar de gaviotas, y ya toca aclararlo. Charrán, que no come carroña y vuela alto. Hasta que se pega un atracón de sanguijuelas y escarabajos, claro. Que no es carroña, pero tiene su qué. O se lanza en picado y se zambulle en el agua, desapareciendo de nuestra vista, a hacer sus cosas de charrán. Las que sean. Por ejemplo, una reunión submarina de charranes cazadores de sardinas. Y quien dice sardinas, dice calamares.

Hasta ahí, precisiones ornitológicas sin importancia. Menos lo que hace al charrán un tipo de ave muy especial, y que no se sabe si recogerá el PP en sus estatutos. Y es que el charrán, aparte de acosar y perseguir sardinillas que quieren nadar a su aire, tiene otra costumbre alimenticia, que comparten muy pocas aves en el mundo: se llama cleptoparasitismo. Literalmente, «parasitismo por robo». Es decir, robar las presas que han cazado otros animales, para zampárselas sin haber dado un palo al agua. Pues vaya. Pero se ve que sólo lo hacen algunos charranes. No todos. Hay que ser precisos.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Lea También