Pretender vacunarse en un brazo de silicona

ÁLEX SALDAÑA

Whatsapp
Pretender vacunarse en un brazo de silicona

Pretender vacunarse en un brazo de silicona

Si el viernes trataba en este mismo espacio de la conversión de un líder antivacunas italiano en un acérrimo defensor de las inoculaciones tras haber pasado una semana en la UCI de un hospital por haber contraído la Covid, hoy tengo que referirme a otro antivacunas italiano, aunque este no muestre la mínima intención de aceptar los postulados de la ciencia. No, este hombre de 50 años parece tener más miedo a la vacuna que al ridículo.

Y vaya si lo hizo. Sin ganas de vacunarse pero con el objetivo de lograr como fuera el pasaporte Covid que se exigirá en Italia a partir del lunes para entrar en los lugares de ocio, bares y restaurantes, se presentó en el centro de vacunación utilizando un brazo falso de silicona en el que pretendía que le pusieran la inyección. Afortunadamente, el truco del antivacunas no funcionó, pues la enfermera que tenía que inocularle el suero demostró ser más lista que él –quizá no hacía falta serlo mucho– y descubrió el engaño, tras lo cual el hombre trató de convencerla de que le siguiera el juego.

La sanitaria no lo hizo y el ‘espabilado’ acabó denunciado ante los Carabinieri. A pesar de lo jocosa que pueda resultar la ocurrencia de este individuo, es de rigor recordar que estamos ante una acción lamentable, sobre todo cuando la pandemia aún sigue cobrándose muchas vidas y llenando UCI y hospitales. No, no es admisible semejante desfachatez.

Temas

Comentarios

Lea También