Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Primer cumpleaños como Rey

Las funciones del Rey le permiten estar por encima de los intereses partidistas
Whatsapp

Tal día como hoy, un 30 de enero de 1968, venía al mundo el tercer hijo de los entonces Príncipes de Asturias Don Juan Carlos y Doña Sofía. Hoy nos encontramos con que, a sus 47 años, Felipe de Borbón y Grecia celebra su cumpleaños como Rey de España por primera vez.

Su Majestad el Rey supone savia nueva en una de las monarquías con más solera de las casas reinantes y no reinantes en el panorama monárquico internacional.

¿Y cómo lo va a celebrar teniendo en cuenta lo anterior? Trabajando y viajando. En la misma línea que lleva, ya no desde que es Rey, sino desde el comienzo de la asunción de sus funciones como Príncipe de Asturias.

Mientras que Su Majestad la Reina Letizia asiste al acto inaugural del 1st International Symposium on Cancers of the Skin -presidiendo este foro en el que se presentarán las últimas novedades en la lucha de la humanidad contra el cáncer de piel- el Rey Felipe VI viajará a la capital de Etiopía para estar presente en la sesión ordinaria de la Cumbre de la Unión Africana y asistirá a la cena oficial. Mantendrá, durante este tiempo, diversos encuentros bilaterales con mandatarios africanos.

Todo absolutamente medido por y para el bien de España, cumpliendo con esa función institucional de representación y apertura de puertas al diálogo y mejorando así las relaciones de España con el resto del mundo en este planeta globalizado.

Respetamos, aplaudimos y nos parece acertadísimo que, en consonancia con el Gobierno de la nación y en beneficio de ésta, Don Felipe llene su agenda de viajes necesarios en las relaciones internacionales.

Cada día recuerda más la labor de nuestro Jefe de Estado a la que debiera realizar cualquier presidente de república, con la gran diferencia de que éstos últimos se ven obligados, por la gestión interna de gobierno, a una campaña electoral continua. Nuestro Rey, como ya sabemos, reina pero no gobierna, lo que sin duda alguna le permite estar por encima de intereses partidistas y centrar el foco de su atención en la ayuda y el servicio al país.

¡Felicidades Majestad, y que cumpla muchos más!

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También