Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Primera enseñanza

Parece que los políticos han llegado a algo semejante a un acuerdo

Manuel Alcántara

Whatsapp

Nada ha influido en nuestras vidas más que aquellos maestros de escuela que nos enseñaron que la i era la del puntito. De eso partió todo, ya que los tres enemigos del alma siguen siendo la crueldad, la ignorancia y la miseria. Que nadie se pregunte a dónde vamos a parar, porque no vamos a parar nunca. Ahora Turquía, que anda aportando pruebas contra Fethulla Gülen, ha puesto en marcha un plan para depurar a más de 15.000 maestros, después de exterminar a militares y a jueces. Como sigan así, se quedan sin enemigos. Las aguas del Bósforo andan tan revueltas que no sabemos si algún día aclararán, pero eso de cargarse a 15.000 maestros es la mejor manera de decretar la orfandad de millones de niños. Que nos lo pregunten a nosotros, que fuimos tan inocentes que creímos que del cielo bajan los dones, cuando lo que estaban cayendo eran obuses de diferentes calibres. Los de ahora se llaman Brexit y afectan a toda Europa y a su hipotético crecimiento, pero tienen entre nosotros sus peculiaridades, ya que el patio de nuestra casa es muy particular. Incluso Cristóbal Montoro advierte a las autonomías de que hay que reducir el déficit 4.000 millones más si no hay Presupuestos. Que sea lo que Dios quiera, ya que tiene que llegar a un acuerdo con Alá, y al parecer ellos no se llevan muy bien entre las nubes. Este mes de julio, que sigue siendo cuando entra el calor, la calor y los calores, que es la trinidad geométrica del verano, parece que los políticos han llegado a algo semejante a un acuerdo. Todos temen unas nuevas elecciones mientras más cerca están de ellas. Nadie sabe si la gente está contenta o es contenta. Da alegría andar por las calles. Hemos pasado de hablar del ‘corralito’ a consumir gambas a la plancha. A todos nos gusta divertirnos y de la panza sale la danza. Quizá seamos unos insensatos, pero la sensatez es una ‘joroba de cordura’. Hemos descubierto que sin Gobierno se vive aproximadamente igual que con Gobierno. Y a Rajoy le gusta gobernar.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También