Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Pues al final hay presupuesto

Octavi Saumell

Whatsapp

El pasado sábado, el consejo político de la CUP decidió dar un «voto favorable condicionado» a los presupuestos de Junts pel Sí, por lo que en pocas semanas la Generalitat de Catalunya tendrá cuentas para 2017. De esta forma, las fuerzas soberanistas hacen posible lo que muchos gurús del análisis político habían asegurado que era imposible. Creo recordar que lo mismo pasó primero con las votaciones del 9N y, después, con la investidura del President del Govern. Y auguro que también dirán lo mismo con las votaciones de septiembre. Pese a las críticas y los obstáculos, los partidos independentistas van dando pasos hacia adelante porque el Procés es la gran prioridad. Debe valorarse, además, que los anticapitalistas no se opongan a unas cuentas elaboradas, en gran parte, por el partido histórico de la burgesía catalana, ahora investigado por una presunta financiación ilegal por el caso Pujol.

Lo que está claro es que, para poder llegar a un acuerdo, las formaciones han tenido que sacrificar parte de sus posicionamientos, especialmente la CUP. De hecho, los cupaires de Tarragona deberían hacer una profunda reflexión, ya que su partido permitirá la aprobación de unas previsiones que se olvidan del nuevo Hospital Joan XXIII y que dan el visto bueno para que la principal inversión del Govern en la capital sea para el Palau d’Esports y no para educación o sanidad, como reivindicaba la propia CUP. De hecho, los presupuestos avalan los Juegos del Mediterráneo. Asimismo, y pese a que parecía que el nuevo BCNWorld era una línea roja, al final no ha sido así. Ni de lejos.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Lea También