Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Puigdemont y Pierlot

Antoni Coll

Whatsapp

Puigdemont dejó Barcelona, pasó por Girona y acabó en Bruselas. Ayer recordaba Josep Cruset que siguió las huellas del general Prim, otro catalán que buscó asilo en Bélgica. 

Me permito rememorar otro evento en sentido contrario: un jefe de gobierno belga se exilió en Barcelona tras pasar por Girona. Fue en 1940. 

Hubert Pierlot huyó de su país hacia Francia con la invasión nazi, pero cuando los alemanes ocuparon Francia, tuvo que seguir hacia España. 

Después de atravesar la frontera con el ministro de Exteriores Spaak, se alojaron en Girona y después en el Hotel Majestic de Barcelona, donde una placa recuerda su paso. Burlando la vigilancia, un día huyó a Londres vía Lisboa.

La diferencia no pequeña es que Pierlot huía de Hitler y Puigdemont, de Rajoy.

Temas

Comentarios

Lea También