Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

¿Qué es España?

España es difícil de explicar y de entender porque es un país sin grises, de todo o nada
Whatsapp

¿Qué y cómo es España? La pregunta no podría ser más simple y sin embargo los siglos van pasando y todavía no hemos sido capaces de encontrar la respuesta definitiva. Al final, y aunque nos duela, tendremos que darle la razón al Ministerio de Información y Turismo de Fraga Iribarne y reconocer que ‘Spain is different’. Con un pequeño matiz respecto a lo que pregonaban los franquistas: no somos especiales por la paella, las sevillanas o los toros (que también), sino por el constante estado de indefinición en el que residimos.

No hay duda de que España es un país especial: todos dicen que es donde mejor se vive, pero tenemos las peores condiciones; construimos ídolos con la misma facilidad con la que los humillamos, opinamos de todo pero no nos informamos de casi nada, criticamos a los demás por hacer exactamente lo mismo que nosotros, alardeamos del carácter plurinacional del estado para luego menospreciar otras lenguas y culturas… España es difícil de explicar y de entender porque es un país sin grises, de todo o nada, de follamos todos o la puta al río, que a menudo se sitúa por encima del bien y del mal.

No es fácil definirla, pero algunos lo han intentado y han salido victoriosos. Aquí están las siete frases que para mi gusto definen con más atino qué carajo es esto que llamamos España:

‘España es una pantalla del Resident Evil que nadie se pasa’

La frase es del periodista Pedro Simón y describe a la perfección la realidad cotidiana de miles de españoles: vivimos una pesadilla (por condiciones laborales, por perspectivas de futuro, por falta de oportunidades) y no parece que haya nadie capaz de dar con la tecla adecuada. Con el problema añadido de que llevamos inmersos en esta situación toda nuestra vida, año arriba año abajo.

‘España es un país inculto que alardea de ser inculto’

Conozco a pocos patriotas más críticos con su país que Arturo Pérez-Reverte, quien es un gran amante de la historia y la lengua de España. Esta cita suya pronunciada en una entrevista resume su malestar (él lo definiría más bien como jodienda) ante el cada vez más extendido borreguismo que planea sobre la ‘piel de toro’. Ya no es sólo que la mayoría de españoles escriban mal, en realidad el drama es que ni se molesten en intentar corregirlo. El caso paradigmático sería el de aquellos que dicen ‘cantemos’ o ‘juguemos’ a sabiendas de que está mal dicho, o aquellos futbolistas que entre risas reconocen que no han leído un libro desde que estaban en el colegio porque «a mí lo que me gusta es el ‘Marca’».

‘España es un país que juega siempre fuera de casa’

El periodista de moda Manuel Jabois dio en el clavo con esta metáfora deportiva que resume el mal que acecha a España desde los siglos de los siglos: nuestro estado vital es estar cayendo, sin divisar el final del desplome, pero sin posibilidad de salvarnos. Somos el coyote perseguido por un correcaminos que nunca se cansa de putearnos.

‘España es el único país del mundo en el que se produce un golpe de estado y en dos semanas las gasolineras ya venden cintas con chistes sobre el suceso’

Desconozco quién pronunció esta sentencia, que tiene como origen el cassete de gasolinera ‘Manolito Martín y sus chistes de El Golpe. Versión Original (23-F)’, un incunable del humor patrio que pueden encontrar en Youtube. En todo caso, es el ejemplo perfecto de uno de los grandes rasgos de los españoles: al mal tiempo siempre ponemos buena cara. Esta actitud ante la vida puede ser positiva, pero también es el caldo de cultivo perfecto para crear una sociedad conformista y cobarde, que prefiere recibir un par de latigazos al día antes que rebelarse. Hace unos años (no tantos) aparecían casos de corrupción y hasta nos hacían gracia, de la misma manera que convertimos al Dioni en héroe nacional. Reírse está muy bien, sí, pero hay que andarse con cuidado de que con tanta carcajada no se te acabe quedando cara de imbécil.

‘España es un señor dando de comer a los patos, apoyado en el cartel de prohibido dar de comer a los patos, quejándose de lo gordos que están’

Mi definición favorita de qué es España surge de la mente del tuitero Mr. Pink, con esta máxima inapelable que va un paso más allá del gran clásico patrio que podríamos describir así: «España es un señor quejándose de la corrupción de los políticos mientras falsea su declaración de la renta». Tan hipócrita como cierto. ¿O no?

‘España es como ese gato que nunca encuentra la postura’

El periodista y profesor Oriol Vidal-Aparicio encuentra una alegoría precisa para trazar ese estado de incomodidad congénito de los españoles. Algo fallará en nuestro país cuando después de tantos años somos incapaces de hallar una posición en la que todos estemos cómodos. Y eso es algo preocupante, con lo que nos gusta la siesta…

‘España es el país más fuerte del mundo: los españoles llevan siglos intentando destruirlo y no lo han conseguido’

Ojito con esta oración, porque se atribuye popularmente a Otto Von Bismark, y eso en nuestros queridos tiempos modernos es un peligro (otro día hablaremos de las citas falsas en Internet). En todo caso, sea o no una proclama del canciller alemán, el enunciado define a la perfección el carácter a menudo autodestructivo del que hacemos gala los españoles, empeñados en votar a políticos corruptos («¡será la última vez!»), en destrozar nuestras playas y bosques, en tirar la piedra y esconder la mano, en destrozar una lengua histórica, en perder el tiempo en batallas absurdas. Lo extraño es que con el ritmo que llevamos no hayamos contrariado todavía a Von Bismarck y España siga vivita y coleando. No desesperemos: aún estamos a tiempo de conseguirlo y vamos por el buen camino.

Temas

  • TRIBUNA

Comentarios

Lea También