Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

¿Qué hacemos con el Jaume I?

Sin un pacto de ciudad, con el consenso de todos los grupos, será imposible abordar una solución viable al muerto urbanístico

Whatsapp

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Tarragona cursó anteayer una visita al ‘agujero negro’ del nonato aparcamiento de Jaume I con los portavoces de los grupos municipales. El objetivo era que todos los representantes de los distintos partidos que tienen presencia en la Plaça de la Font adquieran consciencia de la magnitud de la tragedia. Una obra que se había presupuestado en cuatro millones de euros lleva ya enterrados más de 30 millones de euros y sin que se vea ninguna solución. La situación se complica por el hecho de estar pendientes tres demandas mercantiles y una penal en los juzgados. Hasta ahora cualquier intento de encontrar una salida razonable se ha visto abortado por el cúmulo de dificultades que se cruzan en el camino. Ninguna empresa privada ha querido cargar con el muerto. La alternativa de convertirlo en un aparcamiento convencional topa con la dificultad del acceso. Habría que crear un nuevo vial subterráneo por debajo de la muralla, con el consiguiente riesgo de afectar al monumento y con unos costes desaforados. También se ha recurrido a la fórmula de recoger alternativas ciudadanas. Un mero ejercicio de fuegos artificiales. La gravedad del caso exige un pacto de ciudad de todos los grupos para encargar a un equipo profesional las alternativas viables, técnica y económicamente, para después, entre estas alternativas, si es que existen, tomar una decisión conjunta. Por el bien de toda la ciudad.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También