Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Opinion editorial

¿Qué hacer en caso de accidente químico?

Los métodos de información a la población ante accidentes químicos deben mejorarse

Diari de Tarragona

Whatsapp
Las grandes llamas alarmaron a los vecinos que huyeron de sus casas.

Las grandes llamas alarmaron a los vecinos que huyeron de sus casas.

Si de algo gusta de hacer gala la industria química es de su sistema de seguridad. La seguridad no es sólo una obligación para el sector petroquímico. Es una obsesión. Muchas empresas lucen en el frontispicio de sus instalaciones el número de días que han transcurrido sin accidente alguno en sus instalaciones. A partir de esta enorme autoexigencia se entiende que los primeros preocupados por los dos accidentes graves acaecidos en Tarragona en el último mes son los responsables de la industria química. Primero fue el accidente mortal en Carburos Metálicos de la Pobla de Mafumet a causa de una fuga de cloro. El último incidente se produjo este pasado fin de semana al arder una nave de la empresa Miasa. En este caso no hubo que lamentar víctimas, pero la espectacularidad de las llamas en plena noche causó una gran alarma sobre todo entre los vecinos de los barrios de Ponent, los más cercanos a la nave siniestrada. La rapidez con que reaccionó la empresa y la eficaz labor de los bomberos evitó males mayores, pero una vez analizada con detalle la evolución de los hechos se han podido poner de relieve algunas carencias en los protocolos de información a la población ante situaciones de este tipo. El hecho de que numerosos vecinos optaran por salir pitando de sus casas para alejarse de las llamas es un indicador incuestionable de la falta de confianza y seguridad de la población más cercana a las instalaciones industriales. En resumen, se echó en falta un canal centralizado e incuestionable de información sobre los hechos y sobre el comportamiento que tenía que adoptar la población. El método más extendido entre los tarraconenses es la alerta mediante las sirenas. Periódicamente se hacen simulacros a los que la gente responde con indiferencia. Precisamente si algo no hubo el sábado por la noche es indiferencia ante las llamas que surgían de Miasa. Sería bueno un análisis a posteriori para identificar todos los problemas de comunicación a la población que hubo y subsanar los errores. Está claro que no basta con las sirenas.

Temas

Comentarios

Lea También