Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Opinion EDITORIAL

Rajoy agiganta su enredo

Una detención masiva de alcaldes no parece una imagen muy edificante para un Estado democrático que debería disponer de otros recursos para resolver un problema político

Diari de Tarragona

Whatsapp
Rajoy, pensativo en su escaño del Congreso de Diputados. EFE

Rajoy, pensativo en su escaño del Congreso de Diputados. EFE

El despliegue de medidas para impedir la celebración del referéndum del 1 de octubre dio ayer una nueva vuelta de tuerca. La Fiscalía General del Estado pidió a los fiscales jefes de Barcelona, Tarragona, Lleida y Girona que llamen a declarar a los alcaldes que estarían colaborando en la preparación del referéndum. En el caso de que no comparezcan cuando sean citados por los fiscales, se ordenará a los Mossos d’Esquadra que lleven a cabo su detención.  Así lo dispone el oficio dictado por el fiscal general José Manuel Maza, que señala que las diligencias deben comenzar por los municipios implicados con mayor población. En principio, la Fiscalía ha utilizado el listado de ayuntamientos  de la AMI (Associació de Municipis per la Independència) a la que pertenecen 712 consistorios. Si esta medida se lleva adelante en toda su literalidad, la crisis que se puede desencadenar en Catalunya será de proporciones preocupantes. Por de pronto, los alcaldes de la CUP ya han avanzado que no acudirán a declarar, con lo que sólo comparecerán ante la autoridades judiciales si son detenidos por los Mossos. Es fácil deducir que otros ediles de ERC y también del PDeCAT adopten la misma actitud. La consigna de desobedecer las órdenes instadas desde Madrid se está consumando en todos los aspectos. También ayer un juez ordenó el cierre de la web oficial del 1-o y poco después el president Puigdemont y el civepresident Junqueras la reabrían con otra dirección.  Es evidente que en la actualidad el secuestro de una publicación electrónica resulta prácticamente imposible. De aquí al 1 de octubre es de esperar que se sucedan episodios a cual más inaudito. Un Gobierno democrático cerrando webs e instando la detención de más del 70 por ciento de alcaldes de un país no se antoja una imagen muy edificante. La prensa extranjera ha comenzado a hacerse eco del jardín en el que se ha metido Rajoy (ayer fue el Financial Times) y del que nadie con dos dedos de frente vislumbra otra salida que no sea la negociación política y el pacto con visión de futuro.

 

Temas

Comentarios

Lea También