Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Opinion EDITORIAL

Rajoy, incómodo, supera el trance judicial

Rajoy superó el trance, podrá sacar pecho de Estado de Derecho y muy posiblemente el PP siga sobreviviendo incólume a los escándalos de financiación ilegal.

 

Diari de Tarragona

Whatsapp
Mariano Rajoy compareció como testigo en el 'caso Gürtel'. EFE

Mariano Rajoy compareció como testigo en el 'caso Gürtel'. EFE

Por primera vez en la historia española, un presidente del Gobierno ha tenido que comparecer en el ejercicio de su cargo ante un tribunal de Justicia. Lo hizo en calidad de testigo y no como imputado, pero Don Mariano Rajoy Brei tuvo que cumplir con el principio de que todos somos iguales ante la ley y debió comparecer ante los magistrados de la Audiencia Nacional por el caso Gürtel de presunta financiación ilegal del Partido Popular. Sin embargo, tampoco debemos engañarnos. La Justicia es igual para todos, pero no exactamente igual del todo. Rajoy, por su calidad de presidente del Gobierno, fue privado de toda escena negativa, lo que en el argot periodístico se ha dado en llamar, pena de Telediario. Incluso se le concedió un privilegio extraordinario como fue el hecho de situarlo en el estrado, junto a los magistrados que presidían la sala, y no en el lugar que ocupan habitualmente los declarantes en todo proceso, abajo en la sala frente a los jueces. La intención política de menoscabar la imagen del presidente con la foto de Rajoy ante los jueces no pudieron cobrarla quienes diseñaron esta estrategia poco original. Por lo demás, poco aportó la declaración del máximo responsable del PP respecto a la financiación ilegal de su partido. Rajoy se ciñó al guión de la defensa, centrado en situar al máximo responsable de la formación política al margen de la mundana tarea de cuadrar los cuentas. «Yo sólo me ocupaba de la política», repitió en innumerables ocasiones Rajoy. En aquellas preguntas que no podían comprometerles, el compareciente hizo gala de una extraordinaria memoria, con todo detalle de fechas y personas. No así cuando el abogado de ADADE (asociación de letrados surgida al albor de los socialistas europeos) le ponía contra las cuerdas. El recurso a la falta de memoria fue constante, tal como marcan las estrategias para evita que un testigo incurra en falso testimonio. En definitiva, Rajoy superó el trance, podrá sacar pecho de Estado de Derecho y muy posiblemente el PP siga sobreviviendo incólume a los escándalos de financiación ilegal.

Temas

Comentarios

Lea También