Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Rajoy lo sabía, 'desde el principio'

Si el PP no depura sin complejos a los culpables, difícilmente podrá recuperar la credibilidad entre los ciudadanos
Whatsapp

El extesorero del PP, Luis Bárcenas, ha salido de prisión disparando a diestro y siniestro. En las escasas horas que lleva disfrutando de libertad ha largado frases para hundir a su ex partido y a sus máximos dirigentes. Sin duda, la sentencia más contundente la soltó ayer: «Rajoy conocía la contabilidad B del PP desde el principio». Tanto el presidente del Gobierno como los máximos dirigentes populares se han limitado a asegurar que todos los hechos denunciados respecto a la contabilidad en negro del partido, así como las actividades ilícitas que pudieron llevarse a cabo bajo el paraguas de la organización son responsabilidad exclusiva de Bárcenas, que tuvo engañados a todos sus superiores. Evidentemente serán los tribunales de Justicia los encargados de dilucidar los grados de responsabilidad penal de la trama Gürtel, pero no cabe ninguna duda de que la confesión pública de Bárcenas arroja sobre Rajoy y los dirigentes del Partido Popular una sombra de duda que políticamente sólo puede sustanciarse con dimisiones. No es creíble, al margen de que penalmente no pueda demostrarse, que el presidente de un partido no sepa con qué dinero se pagan las obras de su sede y de dónde salen los sobresueldos de sus máximos colaboradores. Argumentar que la contabilidad B era un «asunto particular de Bárcenas» es una broma. Si el PP no depura sin complejos a los culpables, difícilmente podrá recuperar la credibilidad entre los ciudadanos.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También