Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Rajoy se mueve

Le ha costado a Rajoy darse cuenta de que si no movía ficha su Ejecutivo y el propio partido se abocaban al abismo político
Whatsapp

Mariano Rajoy confirmó ayer su intención de efectuar próximamente cambios en el Gobierno y en el partido y no adelantar las elecciones. El Gobierno echó hace semanas algunos globos sonda sobre la posibilidad de confeccionar o no los presupuestos generales del Estado para 2016, y en principio pareció dispuesto a llevarlos a cabo, lo que suponía un signo de eufórico optimismo ya que el hecho de preparar las cuentas públicas para el año que viene habiendo elecciones a la vista revelaba lógica esperanza del Ejecutivo en la posibilidad de gestionarlos. Los presupuestos próximos, que requerirán algunos incómodos recortes más para cumplir los compromisos de Bruselas, no serán todo lo expansivos que pudieran desear los ciudadanos. Y en las actuales circunstancias, en que el PP se encuentra en horas bajas y sin ideas para salir de ellas, no quedaba otro remedio que quemar las naves con cambios en el Ejecutivo. Si el Gobierno no hubiera querido confeccionar los presupuestos, lo natural hubiera sido convocar ahora las elecciones para dar tiempo al gobierno entrante de elaborar sus propias cuentas públicas y no tener que prorrogar varios meses los presupuestos de 2015. Rajoy, finalmente, ha decidido mover fichar. Es difícil que llegue a tiempo, pero los resultados de las últimas elecciones municipales auguraban que el PP iba directo a la tumba política. La única esperanza de salvar los mueble es mover ficha.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También