Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Reacciones frente a Ciudadanos

Ha llamado especialmente la atención la desafortunada táctica del PP de intentar desacreditar a C's por su origen catalán
Whatsapp

El PP, o más concretamente Mariano Rajoy, se ha decantado finalmente por Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes candidatos al Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid. Paralelamente a este culebrón político, ha emergido el fenómeno Ciudadanos y la obsesión del PP por desacreditarlos. Ha llamado especialmente la atención la desafortunada táctica de Carlos Floriano a la hora de citarlos, tratando de dejar claro que son catalanes, en contraposición –cabe entender– a la españolidad de su partido. Otros dejes despectivos, como el naranjito de Hernando, han sido hábilmente explotados por Albert Rivera. El PP está preocupado con Ciudadanos y no es para menos. Las encuestas dan al partido de Rivera buenas expectativas de voto en toda España, después de que en Catalunya ya se esté haciendo con buena parte del electorado de populares y socialistas. Ciudadanos puede ser una manera cómoda para votantes del PP de dejar de votar a su partido de toda la vida sin sentir que han traicionado sus ideas. Tienen la ventaja de estar en el lugar adecuado en el momento oportuno, cuando hay una evidente fatiga de bipartidismo y necesidad de castigar a quienes han dejado anidar a la corrupción en sus organizaciones. Su ascenso se intuye más pausado pero más sólido que el de Podemos. Tiene en contra los riesgos inherentes a los frentes de rechazo, pero su ejecutoria en la política catalana avala que Ciudadanos ya es más que eso.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También