Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Reajustar la Constitución

La Constitución debe adaptarse a las nuevas necesidades de nuestra convivencia. En caso contrario dejará de tener vigencia
Whatsapp

El Partido Popular no incluirá finalmente la reforma constitucional en su programa electoral. Así lo decidió el comité de dirección del PP en su reunión del 24 de agosto, con un triple argumento: el asunto no es percibido como una prioridad por la sociedad española, el fragmentado mapa político hace muy difíciles los consensos, y está en juego la unidad de España. Con todo, la negativa no es rotunda: Rajoy no se negará a debatir la cuestión si alguien la lleva al debate público pero el PP no tomará la iniciativa en la próxima legislatura. La posición no es, como se ve, rotunda, pero si significase que el partido que representa a la derecha española se retrae a la hora de modernizar la ley fundamental, estaríamos ante una pésima noticia. Entre otras razones de peso porque la unidad de España también peligra si no somos capaces de actualizar las normas de convivencia cuando éstas han comenzado a quedar sobrepasadas por el simple paso del tiempo, la constatación de las deficiencias de fondo del sistema vigente, y el consiguiente cambio de mentalidad de las nuevas generaciones. Cuando menos, el sistema de financiación de Catalunya no es todo lo justo que debería ser y ha de ser revisado. Entre otras razones para mantener el criterio de ordinalidad: no tiene sentido que un comunidad autónoma descienda en el ranking de PIB per capita después de sufragar la cuota de solidaridad que va a las demás comunidades.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También