Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Reconstruir lo destruido

La crisis no ha sido un mero paréntesis que está a punto de cerrarse con el retorno a la situación anterior
Whatsapp

La tercera y última jornada del debate sobre el estado de la nación culminó ayer con la aprobación de 19 propuestas de resolución –15 del PP–, de las 105 que habían presentado los grupos sobre economía, transferencias a las comunidades, reforma constitucional o ayuda a las familias. El debate parlamentario ha sido, ante todo, el prólogo de la gran campaña electoral que antecede a la más densa secuencia electoral de toda la etapa democrática, nada menos que cinco elecciones seguidas (andaluzas, municipales, autonómicas, catalanas y generales) en nueve meses. Un proceso que, según todas las prospecciones sociológicas, cambiará radicalmente el mapa parlamentario por la decadencia de las dos grandes opciones y por la irrupción en el terreno de juego de dos nuevas fuerzas que asoman con potencia, Podemos y Ciudadanos. La crisis no ha sido un mero paréntesis que está a punto de cerrarse con el retorno a la situación anterior. La crisis ha quebrado los anteriores consensos fundacionales y –como dijo el socialista Pedro Sánchez– también el status quo en que confiaban las generaciones emergentes, hoy postergadas y sin horizontes. No se trata, pues, de dar por zanjado el incidente: hay que reconstruir lo destruido, ilusionar de nuevo a la ciudadanía y devolverles la serenidad, la esperanza y la confianza en el país. Uno de los obstáculos que se oponen a esta regeneración es la corrupción, atacada insuficientemente en las intervenciones del presidente del Gobierno.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También