Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Registros y sorpresas

Antoni Coll i Gilabert

Whatsapp

El juez de El Vendrell tuvo que llamar a un cerrajero para que abriera la caja fuerte que Josep A. Rosell, director general de Infraestructures, entregó a un amigo (supongo que ya examigo) para que se la guardara y que éste entregó a la Guardia Civil. Por sorpresa aparecieron 80.000 euros en metálico. No está mal. Debía ser por si alguien pedía cambio.

El mismo día, en el registro del domicilio de Pere Pujol Ferrusola, la policía halló 96.000 euros. Bueno, debió decir el hijo de Pujol: ¿quién no tiene 96.000 euros en casa por si se rompe una persiana?

Si quienes se saben investigados actúan con tal desparpajo, ¿qué no debían hacer en otro momento? Si se tratara de personas sin facilidad para realizar operaciones bancarias, se entendería que guardaran dinero bajo el colchón, pero no parece el caso. Quien dice bajo el colchón, dice bajo la bandera, que tapa mejor.

Temas

  • LA PLUMILLA

Comentarios

Lea También