Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Renta mínima razonable

La renta básica universal era/es una utopía impracticable en un Estado moderno occidental, pero no una de subsistencia
Whatsapp

Los sindicatos de clase se han subido al carro de la renta mínima de inserción, una propuesta recientemente enunciada y después matizada por Podemos que inevitablemente estará sobre el tapete de las inminentes confrontaciones electorales. Los secretarios generales de CCOO y UGT han manifestado en una rueda de prensa convocada para informar sober las negociaciones del III Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva que están dispuestos a presentar una iniciativa legislativa popular (ILP) si el Gobierno no da pasos hacia su creación. Según Toxo, esta renta debería nacer como un «derecho subjetivo» llamado a cubrir «el agujero negro» que los altos niveles de desempleo han provocado en el sistema de protección social español. En efecto, no se puede asistir imperturbablemente a una reducción cada vez mayor de la cobertura del desempleo por el hecho de que cada vez haya más parados de larga duración. La renta básica universal era/es una utopía impracticable en un Estado moderno occidental, pero no lo es en absoluto la creación de una renta de subsistencia para las unidades familiares sin ingresos, suficiente para salir de la indigencia. De hecho, ya hay ayudas autonómicas de inserción que van en esta dirección; de lo que se trata es de generalizarlas, elevar el rango normativo que las regula y conseguir un consenso amplio que asegure su permanencia y su sostenibilidad més allá de las utopías.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También