Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Responsabilidad 'interesada'

La dimisión de Esperanza Aguirre por un caso 'menor' señala la puerta de salida a un Rajoy acorralado por la 'gran corrupción'

Whatsapp

Esperanza Aguirre se apeó anteayer de la presidencia del PP madrileño alegando la responsabilidad política in vigilando, que es en la que se incurre cuando los subordinados cometen errores o ilegalidades sin que quien los ha nombrado, y debería controlarlos, no se percata a tiempo de lo que ocurre. Aguirre se ha ido alegando los últimos episodios escandalosos que ha protagonizado el PP madrileño. Concretamente, el registro llevado a cabo por la Guardia Civil en la sede del PP de la calle Génova y relacionado con el posible cobro de comisiones de una constructora por parte del exgerente del PP de Madrid Beltrán Gutiérrez Moliner. Pues bien: no es creíble que unos hechos de menor entidad como el señalado lleven a Aguirre a dimitir de la presidencia del PP tras permanecer impasible en el cargo cuando, por ejemplo, la propia Guardia Civil practicaba una macrorredada de más de cincuenta personas, entre ellas Francisco Granados, quien había sido secretario general del PP madrileño con la propia Aguirre y consejero de la comunidad autónoma también bajo su presidencia. Más bien parece que, cuando Rajoy está en estado de shock, Aguirre ha querido señalar a su jefe de filas la puerta de salida del partido. Si ella se va por unas nimiedades en el PP regional, ¿cómo podrá no marcharse quien ha sido el gran patrón del PP mientras se han desarrollado los casos Bárcenas, Gürtel, Púnica, tarjetas black, Imelsa, Acuamed...?

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También