Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reyes Magos

Nuestra Noche de Reyes es algo más que un bello recuerdo de infancia
Whatsapp

Con su estilo sencillo, santa Teresa de Lisieux narra un episodio de su infancia que tiene por protagonistas a ella misma y sus hermanas: «Un día Leonia creyendo ser ya demasiado mayor para jugar a las muñecas, vino a nuestro encuentro con una cesta llena de vestidos y pequeños retazos para hacer más. Encima de todo venía acostada una muñeca. “Tomad hermanas -nos dijo- escoged, os lo doy todo para vosotras”. Celina alargó la mano y cogió un mazo de orlas de colores que le gustaba. Tras un momento de reflexión, yo alargué a mi vez la mía diciendo: “Yo lo escojo todo”, y cogí la cesta en mis manos sin más ceremonia».

La santa de Lisieux, recordando esta escena, la compara con los sacrificios y contrariedades que marcaron los últimos años de su vida y dice que entonces, como antes, le dijo al Señor: «Dios mío, lo escojo todo. No quiero ser santa a medias».

He traído al recuerdo la anécdota con ocasión de una festividad en la que resulta tradicional el intercambio de regalos entre las personas que se aman. Esta costumbre nace de la primera Noche de Reyes de la historia, cuando unos personajes simpáticos, aparecieron en Belén para visitar al Mesías y llevarle obsequios, en su caso oro, incienso y mirra.

Al parecer fue la leyenda la que les convirtió en reyes; más bien podían ser discípulos estudiosos de Zaratrusta, expectantes de Alguien que daría testimonio de la verdad, un Dios desconocido, en expresión que luego utilizaría san Pablo ante los atenienses. Y como eran expertos en astronomía se fijaron en una estrella que les marcó el camino.

No debemos olvidar este fondo religioso cuando intercambiamos regalos en el Día de Reyes. Pensemos que Dios nos ha regalado la vida y todo lo que poseemos, y que nosotros, como cristianos, queremos llevar también nuestra ofrenda al Señor.

De hecho se la llevamos cada vez que vamos a misa en el momento en que hacemos el ofertorio. A veces materialmente, y siempre espiritualmente, presentamos en el altar el pan y el vino, que son fruto de la tierra y del trabajo del hombre. Le regalamos al Señor lo que es suyo, pero lo acepta con su amor inefable. Y convierte estos sencillos elementos de la naturaleza en cuerpo de Cristo, que nos ofrecerá en la comunión.

Nuestra Noche de Reyes es algo más que un bello recuerdo de infancia. Es la experiencia diaria del regalo que Dios nos hace y que nos hacemos entre nosotros como signo de amor.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También