Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Roma y Moscú

Antoni Coll i Gilabert

Whatsapp

En un país africano en el que los cristianos son unos católicos y otros protestantes, a Juan Pablo II le dijeron: «Estamos divididos pero no sabemos por qué». No es extraño, el origen hay que buscarlo en la Europa del siglo XVI y en polémicas superadas, como la de las indulgencias.

Más antigua aún es la separación entre la Iglesia Católica y la Ortodoxa que se remonta a hace mil años.

En el camino ecuménico el próximo día 12 será un hito. El Papa, obispo de Roma, se encontrará en Cuba con el patriarca de Moscú y toda Rusia, bajo cuya disciplina se encuentran 140 millones de los 300 millones de ortodoxos que hay en el mundo.

Las iglesias ortodoxas son autocéfalas y Roma se había aproximado al patriarcado de Constantinopla, de Rumanía y otros, pues hay 15, pero Moscú, el más grande, era reacio. La entrevista puede desbloquear un viaje papal a Moscú, el sueño frustrado de Juan Pablo II.

Temas

  • LA PLUMILLA

Comentarios

Lea También