Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Rosa marchita

Antoni Coll i Gilabert

Whatsapp

Cuando vino al Diari, en el año 2000, Rosa Díez era aquella socialista indomable a la que ETA había intentado asesinar enviándole una carta bomba que por un fallo no estalló en sus manos. Era la aguerrida militante del PSOE que disputaba a José Bono y Rodríguez Zapatero la secretaría general del partido.

Al perder no se quedó con los brazos cruzados. En 2007 fundó UPyD (Unión, Progreso y Democracia), que al año siguiente llegó a tener un millón de votos. Su consigna era regenerar desde el centro la vida política española, y su verbo excesivamente brusco y arisco, como única Juana de Arco de la política.

Su personalismo le ha pasado factura, con abandonos de sus colaboradores y con su error fatal de no querer pactar con Ciudadanos, de Albert Rivera. Al fin, Rosa Díez se ha dado de baja del partido que ella misma fundó y ha pedido para él «un final digno». Sic transit gloria mundi.

Temas

  • LA PLUMILLA

Comentarios

Lea También