Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

San Valentín

Whatsapp

El emperador romano Marco Aurelio Flavio (213-270), elevado al trono como Claudio II, conocido como «el gótico», prohibió a sus soldados el matrimonio en el año 270; consideraba que los hombres casados eran malos guerreros y servían mal a las necesidades del Imperio. San Valentín, obispo de Interamna (actual Tarni, en Italia) se opuso, invitando a las parejas de jóvenes enamorados a acudir a él para unirlos en secreto en el sacramento del matrimonio.

Enterado el emperador de estas prácticas contrarias a su decreto, le hizo llamar y trató de convencerle de su tesis, exigiéndole el cumplimiento de su mandato, bajo pena de ser ejecutado. Valentín se negó a abjurar de sus convicciones e, incluso, trató de convertirlo a él al cristianismo. Ante las dudas del emperador, el ejército y el gobernador Calpurnio insistieron en la muerte de Valentín. El 14 de febrero del año 270 Valentín fue apaleado, lapidado y finalmente decapitado. Doscientos años después, el papa Gelasio instituyó la festividad de San Valentín, considerándole santo patrón de los enamorados. Su reliquia llegó a España a finales del siglo XVIII, regalo del Sumo Pontífice al rey Carlos IV, que la cedió a los escolapios de la iglesia de San Anton de la calle Hortaleza, donde fue custodiada y ocultada a los fieles hasta el año 1984.

Francisco Ortiz de Pinedo Mendiluce

(Tarragona)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También