Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Santes Creus

Santes Creus desempeñó un papel sobresaliente en la fundación de la orden militar de Montesa
Whatsapp

Muchas veces nos sucede que viviendo en una ciudad ó pueblo famoso por sus monumentos, por rutina y dejadez , dejamos de ver las maravillas que vienen a visitar personas de fuera .

En Tarragona y provincia hay muchas maravillas, pero a veces no las apreciamos, porque viviendo cómodamente en esta ciudad privilegiada por el clima, la cultura y playas vamos deprisa y nos decimos , ya lo veré .

Una de nuestras maravillas, es el monasterio de Santes Creus, situado en el término municipal de Aiguamúrcia, en el sector más septentrional del Camp de Tarragona , amplia llanura costera circundada por montañas . Se levanta en medio de un precioso valle ,cerca del río Gaià , en un armonioso paraje en el que contemplamos, alamedas, avellanos junto al río , campos de viña y almendros rodeados de olivos donde el valle se abre, con rodales de bosque , en un paisaje totalmente mediterráneo.

En los alrededores del monasterio, hoy sin vida monástica, creció un pueblo , hoy con vida propia. La aportación de las órdenes religiosas en la vida y en la sociedad medievales fue decisiva , no sólo en el tema espiritual, sino también en los culturales, artísticos, científicos y económicos , especialmente a partir de la influencia de los benedictinos.

En 1098 , un grupo de monjes benedictinos fundó el monasterio de Citeaux , o del Cister , en Borgoña, donde ensayaron una nueva manera de vivir la regla de San Benito, con la voluntad de buscar más austeridad y alejamiento del mundo.

Este movimiento triunfó por completo gracias a San Bernardo de Claraval fundador y abad del monasterio que lleva su nombre en 1115.

El Real Monasterio de Santes Creus fue el primero de la orden del Cister en Cataluña. El magnífico conjunto arquitectónico , de gran interés por su belleza , monumentalidad y por su fidelidad al modelo de monasterios cistercienses , se alza escalonadamente sobre la orilla izquierda del río Gaià, rodeado por antiguas dependencias monásticas que con el tiempo han sido habilitadas como viviendas y forman parte del pequeño pueblo de Santes Creus.

Su aspecto e historia presentan analogías con el monasterio de Poblet , pero la mayor amplitud pobletense está compensada por la luminosidad que tiene Santes Creus.

Cronológicamente sus construcciones van de los siglos XII al XVIII, de acuerdo con la dinámica y necesidades del monasterio

La fundación del monasterio tuvo lugar en 1150, cuando los nobles Montcada donaron a la abadía de la Gran Selva (Languedoc ) unas tierras en Valldaura (Cerdanyola del Vallés) para la creación de una filial .Los monjes buscaron un lugar más apartado y se instalaron en 1158 en Santes Creus.

En el siglo XIII dos grandes abades dieron un gran impulso a la comunidad, San Bernardo Calbó, consejero de Jaime I y el abad Gener (1265-1293) que obtuvo la protección de Pedro II, reemprendiendo las construcciones y dando impulso a la importante escuela historiográfica del scriptorium.

La iglesia iniciada en 1174 fue abierta al culto en 1211, aún inacabada. Siguió el “plan Bernardino” con planta de cruz latina y cinco capillas absidiales cuadradas . La nave central se cubre con bóveda de crucería y sus arcos torales descansan a medio muro sobre modillones acanalados de formas simples y elegantes. En la fachada oeste se abre la puerta románica y un gran ventanal gótico y, en la cabecera, un rosetón que conserva preciosas vidrieras del siglo XIII.

En el interior están situados los mausoleos reales de Pedro II, de Jaime II y Blanca de Anjou. El actual altar mayor posee un retablo barroco de Josep Tremulles (1640) El cimborio , de planta octagonal (1314) , tiene una linterna barroca y la Torre de las Horas es una obra renacentista del siglo XVI. El gran claustro de estilo gótico , situado a mediodía de la iglesia, fue construido a partir de 1313 . En sus galerías se encuentran sepulcros de miembros de la nobleza catalana protectores del cenobio.

La sala capitular, abierta al claustro por un magnífico portal y ventanales románicos ,es cuadrada , con bóveda de crucería sostenida por cuatro columnas y se pueden observar sepulturas abaciales del siglo XVI en el suelo.

El espacioso dormitorio , situado en el piso superior , tiene arcos de diafragma apuntados y el techo de madera a dos vertientes. Actualmente parece que se utiliza para conciertos teniendo comunicación con el antiguo archivo.

El claustro de la enfermería ó posterior situado en el lado este, es de forma rectangular con arcos apuntados , fue instalado en el siglo XVII y a partir de 1625 se convirtió en el centro de la vida monástica. Al claustro dan el refectorio , la bodega muy alta y sostenida por dos gruesas columnas, la cocina y la despensa. En el ala de levante de este claustro se encuentran restos de edificaciones antiguas del monasterio , con la capilla de la Trinitat, el primer templo del cenobio , abierta al culto.

Desde otro prisma, Santes Creus desempeñó un papel sobresaliente en la fundación de la orden militar de Montesa en 1319, orden que en la mayor parte de la corona cátalo-aragonesa sustituyó a la de los templarios, y designó su prior hasta 1660.

La explotación de las granjas agropecuarias fue poco a poco sustituida por tierras de aparcería y arrendamiento y por el dominio señorial sobre castillos , villas y pueblos del Camp de Tarragona y comarcas vecinas.

Son dignos de señalar los estudios humanistas realizados en el cenobio en el siglo XVI y la importancia de la biblioteca.

En 1617 se incorporaron a la nueva Congregación Cisterciense de Aragón y los abades dejaron de ser vitalicios. La exclaustración tuvo lugar en 1835. Actualmente el monasterio es propiedad de la Generalitat .En 1974 se creó el Archivo Bibliográfico y en 1975 la Obra Social Santes Creus, que propicia actividades como los Ciclos Anuales de Música Clásica y Sacra , Curso de Canto Gregoriano y Conciertos de órgano

Entiendo que debemos apreciar las bellezas cercanas y conocer su historia pues es parte nuestra.

Temas

  • TRIBUNA

Comentarios

Lea También