Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Se buscan culpables

Si España se llamara Carmen, como en las coplas, habría que cantarle 'Ay, Carmela'

Manuel Alcántara

Whatsapp

Como a la falsa moneda, nadie quiere quedarse con la culpa, ni siquiera cambiarla en calderilla. Rueda por los mercados nacionales porque ya ha comenzado el cuento de nunca acabar y según las encuestas más solventes, que son las que dan la razón a los acontecimientos después de que acontecieran, nuestra adorada religión aritmética quiere que gobierne la lista más votada y que las otras se pongan a la cola hasta que reúnan los votos suficientes. No todos los partidos son partidarios de ese procedimiento, que a primera vista parece el más sensato. Un 48,2% de los españoles lo aceptan de buen o de mal grado y un 46,7% estima que no es necesario. La plaza está partida como en los peores tiempos del ruedo ibérico. Somos poco dados a la neutralidad y cuando el presidente saca el pañuelo para cambiar de tercio creemos que es para secarse una lágrima o para restañarse una herida.

El PSOE, Podemos y el PP están siendo acusados de ir a otras elecciones, o sea de llevarlos a las urnas como si los llevaran a la guillotina. Ya sabemos que las preguntas no siempre son indiscretas y lo indiscreto son las respuestas, pero su insistencia puede ser una pesadez. Del Rey abajo están aburriéndonos a todos. Felipe VI ha convocado hasta ahora dos rondas de consultas con los representantes de los grupos políticos en el Congreso. Si no han sido suficientes, si parece que han bastado a él para decir que no habrá una tercera. Entiéndanse ustedes y no mareen más, que yo bastante tengo con las preocupaciones familiares.

Si España se llamara Carmen, como en algunas coplas, habría que cantarle al unísono Ay, Carmela, para no oír a los patriotas que desentonan. Según ellos, los culpables son siempre los otros y los buscamos cerca, que es la mejor manera de encontrarlos. ¿Y si fuésemos cada uno de nosotros el culpable de lo que nos ocurre a todos? Amar a todo el mundo, así en abstracto, no tiene mérito, lo difícil es soportarlo, uno a uno, cuando se unen.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También