Más de Opinión

Se resquebraja la confianza entre Washington y París

Francia acusa a Biden de ‘puñalada por la espalda’ y actuar al ‘estilo Trump’ por su alianza de defensa con Reino Unido y Australia, pero quien parece Trump, por sus palabras, es el ministro galo

Gustau Alegret

Whatsapp
Gustau Alegret

Gustau Alegret

En febrero de este año, pocos días después de haberse posesionado como presidente de Estados Unidos, Joe Biden pronunció su primer discurso como mandatario ante una audiencia mundial. Desde la Casa Blanca, Biden le dijo a aliados y rivales geopolíticos «Estados Unidos ha vuelto, la alianza transatlántica ha vuelto». Sus palabras resonaron tras cuatro años de una administración Trump que hizo alarde de su política exterior a través de la lente de «Estados Unidos primero». Era en la Conferencia de Seguridad anual de Múnich que se hizo virtual. Biden habló de una lista de tareas pendientes, como el acuerdo nuclear de Irán, enfrentar los desafíos económicos y de seguridad planteados por China y Rusia o reparar el daño causado por la pandemia del coronavirus. Objetivos que requerían una estrecha cooperación entre Estados Unidos y sus aliados occidentales. 

«Sé que los últimos años han tensado y probado la relación transatlántica», dijo Biden, en unas declaraciones recogidas por la agencia AP. «Estados Unidos está decidido a volver a comprometerse con Europa, a consultar con ustedes, a recuperar nuestra posición de liderazgo de confianza».

Esa misma semana, Biden participó también en el G7, el grupo de países más industrializados del mundo. En ambas conferencias estaba Francia presente. 
Poco parece haber durado ese compromiso de trabajar por la confianza y la consulta.

Poco parece haber durado ese compromiso de Biden con Europa de trabajar por la confianza y la consulta

Esta semana, desde el mismo lugar, Biden anunció por sorpresa una nueva alianza estratégica de defensa con Reino Unido y Australia, conocida como Aukus, un pacto en la región del Indopacífico que va a permitir a Canberra recibir de sus socios tecnología para disponer de submarinos nucleares, además de acceso a inteligencia artificial, cibernética y capacidades de ataque de largo alcance. Todo para enfrentar el agresivo expansionismo militar chino en la región.

El acuerdo ha sorprendido a Europa y enfurecido a Francia. Una derivada del pacto tripartito es que Australia ha desestimado un importante contrato de compra de submarinos franceses que tenía un valor de 56.000 millones de euros. El ministro de Exteriores galo, Jean-Yves Le Drian, dijo que Biden había actuado al «estilo Trump», y calificó el acuerdo de «puñalada por la espalda».
Sorprende que Biden haya ignorado a Francia en ese acuerdo, el único país europeo con posesiones territoriales importantes en el Indopacífico, socio de Estados Unidos y Reino Unido, y con presencia militar permanente en la zona desde la cesión británica de Hong Kong a China en 1997.

Biden ha ignorado a Francia y, por extensión, a la UE, que también está preocupada por ese expansionismo chino

La alianza podría haber sido de cuatro, como lo es la que tiene Estados Unidos con India, Japón y también Australia, el Diálogo de Seguridad Cuadrilateral, también conocido como Quad, que precisamente se reunirá esta semana.
Sin duda, Biden ha ignorado a Francia y, por extensión, a la Unión Europea, que también está preocupada por ese expansionismo chino. Con su acuerdo, el presidente de Estados Unidos no honra su promesa de «comprometerse con Europa, consultar con ustedes» y «recuperar nuestra posición de liderazgo de confianza».

La respuesta de París

Contratos comerciales al margen, sorprende también la respuesta tan poco diplomática de Francia. Las palabras del ministro de Exteriores galo son muy agresivas para usarlas con un aliado como Estados Unidos, y la gesticulación también (Francia llamó a consultas a sus embajadores en Washington y Camberra). 

El gobierno de Macron puede tener razones para el enojo, pero es hipócrita porque acusan a Biden de actuar «al estilo Trump» y lo hacen actuando ellos al estilo Trump porque saben que Biden no es Trump y que su respuesta no será como la que habrían recibido de Trump en un escenario similar. Así tampoco se contribuye a construir confianza. Esto, al margen de la contradicción que supone, por ejemplo, que mientras Macron llama a su embajador en Washington, mantiene el de Moscú.

* Periodista. Gustau Alegret es periodista. Trabaja en Washington para el canal internacional de noticias NTN24.

Temas

Comentarios

Lea También