Más de Opinión

Sergi Roberto

Antoni Coll i Gilabert

Whatsapp

En el último segundo, puso su pie, y puso en pie a todo el estadio. Sergi Roberto ha entrado en la constelación de estrellas del Barça, el equipo que lo fichó cuando lo tenía el Nàstic y después de brillar en el Santa Creus, de Reus.

A los 12 años su habilidad ya era tan grande que le hacían entrevistas. Fue entonces cuando declaró sus ídolos: Ronaldinho y Zidane. A los 14, estudiando la ESO, tenía permiso para salir de clase una hora antes para llegar en taxi a los entrenamientos del Barça. Muy poco antes del fichaje barcelonista, llegó un fax del Real Madrid ofreciéndole lo mismo.

En estos años –es estudioso– ha tenido tiempo de cursar Administración y Dirección de Empresas en el Institut Químic de Sarrià y de consolidarse como un jugador polivalente en el equipo de Guardiola y ahora de Luis Enrique.

El miércoles, con su humildad y cabeza fría volvió loca a la afición.

Temas

  • LA PLUMILLA

Comentarios

Lea También