Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Opinion EDITORIAL

Sigue la inoperancia política

El negacionismo funcionaba muy bien cuando se podía silenciar a la prensa, pero hoy en día las redes sociales han puesto en evidencia el cinismo del Gobierno de Rajoy

Diari de Tarragona

Whatsapp
Pedro Sánchez ha pedido a Rajoy que dialogue con Puigdemont. EFE

Pedro Sánchez ha pedido a Rajoy que dialogue con Puigdemont. EFE

Muy poco dio de si la reunión que han mantenido en La Moncloa el presidente Mariano Rajoy y el líder del PSOE, Pedro Sánchez. Al menos así se desprende de la escueta referencia del encuentro que trasladaron a los medios de comunicación. Sánchez ha pedido a Rajoy que dialogue con Puigdemont. La petición así planteada es tan obvia como vana. Si la solución ha de venir desde el Congreso de los Diputados, tampoco concuerda con la gravedad de la situación. La Cámara Baja no prevé abordar el tema de Catalunya hasta el 10 de octubre. Desde las instancias internacionales tampoco nadie ha movido ficha. Las grandes potencias han expresado su apoyo a Rajoy como mandan los cánones del club de Estados que es la Unión Europea. A lo sumo ha habido una tenue condena, desde estamentos secundarios, al uso de la violencia por parte de las fuerzas de seguridad. Por su parte, Puigdemont ha pedido la mediación europea, pero no ha tenido mayor eco que el de un gobierno regional no especificado, mientras la amenaza de la DUI sigue vigente en espera de la convocatoria del pleno del Parlament que debe concretar el mandato de la Ley el referéndum. Mientras la política del Estado sigue dando muestras de su exasperante inacción, la indignación popular desencadenada por las brutales cargas policiales se concretará hoy con una propuesta que puede paralizar el país. A la convocatoria de huelga general que se había solicitado la pasada semana por parte de sindicatos minoritarios se sumará el «paro de país» organizado para protestar  por la violencia policial. Nuevamente el Gobierno no ha tenido otra ocurrencia que negar los hechos, llegando incluso a poner en duda el número de heridos y contraponiendo a la cifra del Govern de la Generalitat otro guarismo similar de policías lastimados. Esta táctica del negacionismo funcionaba muy bien en los tiempos en los que se podían silenciar los medios de comunicación, pero hoy en día las redes sociales se han encargado de poner en evidencia hasta qué punto llega el cinismo del Gobierno de Rajoy.

 

Temas

Comentarios

Lea También