Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Sillones vacíos

Esto de los naufragios no puede seguir así porque va a faltar agua para tantos ahogados
Whatsapp

Lo que más aterra a los empresarios del ruedo ibérico es que la plaza no se llene hasta la bandera, ahora que hay tantas. Los llamados países del Sur, que son todos si se les contempla desde el Norte, reciben cada vez más ofertas para acoger a un mayor número de inmigrantes. Solicitan que no olvidemos la virtud de la hospitalidad. No basta con intentar salvarles la vida a los que se echan a la mar; hay que darles algo de comer a los que consiguen llegar a tierra. Los naufragios de los últimos días no solo han removido el Mediterráneo, sino las conciencias. Esto no puede seguir así porque va a faltar agua para tantos ahogados. El conflicto Norte-Sur no se resuelve triplicando el presupuesto para la ‘operación Tritón’, sino consiguiendo darle una vuelta al mapa y que todos los países sean del Norte, mirando el mapamundi boca abajo.

El único que lo ha logrado hasta ahora es el admirable escritor con vocación de justiciero universal Juan Goytisolo, que no solo ama a Cervantes como todos, sino más que nadie. Para demostrarlo, el otro día se vistió de sport para recoger el más alto premio. ¿No tendría un trajecito más adecuado para la ocasión?, ya que no fue con chilaba, como según sus declaraciones le hubiese gustado ataviarse. Al magnífico escritor español no le gusta España y siempre ha vivido fuera. Sus amigos iniciales le llamaban «el moro» a pesar de ser catalán, como ellos. Jamás ha ejercido su sagacidad crítica para ponerle la menor la menor pega al monarca alauita. Vaya por Alá.

Los que están preocupados por que haya sillones vacíos no son únicamente los cansados, sino los de culo de mal asiento. Cada vez que deja de hablarse del señor Rato, aparecen algunos suplentes, como Trillo y Pujalte. Renovarse o hacernos morir de asco, esa es la cuestión. La zarabanda de millones no caía en saco roto, ya que intentaron pagarles a algunos linces del PP «por su visión privilegiada». No es que nos tomen por tontos. Es que lo somos.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También