Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Sin alarmas cuando es verdad

ANTONI COLL I GILABERT

Whatsapp
Sin alarmas cuando es verdad

Sin alarmas cuando es verdad

El 12 de junio de 1987, a medianoche, cuando terminábamos la jornada en el Diari, unas gigantescas llamaradas, visibles desde las ventanas del periódico, iluminaron la zona de Poniente. La bomba de ETA en las tuberías de Enpetrol provocó la primera gran alarma de la población que vivía cerca de la Petroquímica. Miles de personas huyeron a puntos alejados. Por fortuna no hubo víctimas mortales.

El martes hubo también una fuerte explosión y grandes llamaradas. Esta vez, por desgracia, con muertos y heridos graves.

En estos 32 años hubo otros accidentes, se hizo planes de seguridad y se han frecuentado simulacros. No se entiende que suenen las alarmas excepto cuando el accidente es real. Es urgente revisar cómo se avisa a la población.

Temas

Comentarios

Lea También