Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Sin reformas no habrá más ayudas

El BCE tendrá dificultades para aportar liquidez al sistema financiero griego sin que medie un nuevo rescate de Grecia
Whatsapp

Tras el referéndum, Atenas, que ya ha pedido al BCE liquidez adicional para levantar el corralito, piensa basar las nuevas negociaciones en el informe del FMI que reconoce que en las actuales circunstancias la deuda griega no es sostenible -hace falta una reestructuración- y el rescate necesario para resolver las necesidades de financiación del país habría de ser de 51.900 millones de euros (también es casualidad que el FMI, controlado por Washington, emita este informe precisamente en estos momentos, pero ésta es otra cuestión). Parece claro que éstos serán los carrilles por los que avanzará la negociación que hoy considerarán los jefes de Estado y de gobierno del Eurogrupo, pero todo indica que habrá serios problemas procesales en el camino. El BCE tendrá dificultades para aportar liquidez al sistema financiero griego sin que medie un rescate (están prohibidas las ayudas directas a los países del Eurogrupo). Y un nuevo rescate requerirá, además del acuerdo del Eurogrupo, la aquiescencia de varios parlamentos nacionales, entre ellos el alemán. En definitiva, se consumirá un tiempo precioso en recomponer la situación y en regresar al punto de partida, que será muy cercano al que se había logrado cuando Tsipras rompió la baraja. La única diferencia es que el líder giego tendrá ahora más autonomía a la hora de firmar las concesiones que seguirán exigiendo los acreedores y la propia Unión Europea.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También