Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

TGN, comercio y el 'no-centro'

No es la primera vez que una gran marca deja el centro de Tarragona y opta por limitarse a grandes superficies
Whatsapp

Ha cerrado el Springfield de la Rambla Nova, que llevaba ahí décadas. Y no es la primera vez que una gran marca deja el centro de Tarragona y opta por limitarse a grandes superficies. Quizás por su orografía, quizás porque arrastramos inercias seculares, quizás por una mala casualidad, pero la ciudad no ha llegado a conseguir un centro tupido y estable a nivel de shopping.

La presencia comercial en el centro es incuestionable: hay de todo en un radio asumible a pie. La oferta que uno encuentra entre la Plaça de la Font y la Plaça Ponent, por establecer límites al azar, es muy completa y de calidad. Pero inconexa. Hay calles como August o Comte de Rius, Canyelles o Colom, donde la configuración sí es la de un típico centro comercial, pero en otras la oferta es demasiado dispersa. Tramos, como ese de Rambla Nova donde ya no hay Springfield, donde uno no encuentra ni una sola tienda. O aceras de 200 metros donde apenas hay uno o dos negocios. Y eso, me han comentado más de una vez comerciantes de la zona, nos resta competitividad y, por tanto, atractivo. «No hay un continuum comercial. No se genera sensación de shopping porque hay una tienda aquí, otra allá...», lamentan. Conste que no sé cuál es la solución ni a quién compete, pero está claro que Tarragona, en ese aspecto del –llamémoslo– «turismo de compras», no está explotando todo su potencial. Y noticias como la del Springfield lo acentúan.

Que, por cierto: no tardará en abrir ahí, imagino, una panadería-cafetería con su terraza y su toldo-mamotreto. A esa zona de Tarragona le vendría bien un negocio así.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También