Más de Opinión

Tabacalera, diez años de degradación

Es difícil argumentar una negativa a colectivos que se muestran muy activos, mientras la instalación se sigue degradando

Whatsapp

El próximo 23 de marzo se cumplirán diez años del cierre definitivo de la Tabacalera sin que el proyecto de convertir el espacio en el gran complejo cultural de Tarragona ofrezca avances significativos. Hasta el momento, del inmenso espacio disponible se han recuperado dos almacenes que albergan la Capsa de Música y el Arxiu en el denominado Espai Tabacalera. La tercera gran iniciativa, identificada con el sello de Smart Park, que debía presumir del jardín vertical más grande de Europa, está dando por ahora más quebraderos de cabeza que alegrías al Ayuntamiento. El balance global de la transformación de la Tabacalera es muy pobre transcurrida la primera década de su cambio de usos. El enorme espacio desaprovechado da alas a iniciativas ciudadanas como la que impulsa la Plataforma Oppida, que reclama la cesión de espacio para llevar a cabo actos culturales e iniciativas sociales. El Ayuntamiento no puede convertir la Tabacalera en un recurso para quedar bien con todos los grupos ciudadanos que andan a la búsqueda de un espacio en el que desarrollar sus actividades. El proyecto de gran complejo cultural de la ciudad con la Biblioteca Central y el Museo Arqueológico no puede perder coherencia desde un principio. Ahora bien, si el proyecto persiste en su estado de ensoñación, si no se acaba de definir el plan de usos, es difícil argumentar una negativa a colectivos que se muestran muy activos, mientras la instalación se sigue degradando.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También