Opinion Punto de vista

Tarragona 1936. El Río Segre y los terribles barcos prisión

Mientras no se para de repetir lo terrible que fue la represión franquista se oculta sistemáticamente la terrible represión producida por parte del republicano Front Popular
 

SALVADOR CAAMAÑO MORADO

Whatsapp
Tarragona 1936. El Río Segre y los terribles barcos prisión

Tarragona 1936. El Río Segre y los terribles barcos prisión

De la terrible represión que se vivió en Tarragona, hace ahora 84 años, en la retaguardia republicana de la Catalunya presidida por Lluís Companys, muy poco saben hoy los ciudadanos en general, pues el asunto desde hace décadas es un tema tabú aquí. Resulta ofensivo comprobar cómo con una gran aquiescencia, sobre todo, al albur de la nefasta Ley de Memoria Histórica de Zapatero (2007), se pretende reescribir la historia y se impone por parte de izquierdistas, separatistas y muchos antifranquistas sobrevenidos, un determinado relato marcado por el sectarismo y la dialéctica maniquea del blanco o negro, donde desde una presunta superioridad moral, los republicanos del Frente Popular serían «los buenos» y los franquistas «los malos,nuy malos».

En esta línea, el pasado año durante meses, una de las prioridades del gobierno fue la exhumación de Franco. Y así, en el caso de Catalunya, mientras no se para de repetir lo terrible que fue la represión franquista se oculta sistemáticamente la terrible represión producida por parte del republicano Front Popular. Según Paul Preston (historiador poco sospechoso de ser profranquista) las personas asesinadas en la retaguardia de Catalunya fueron 8.352, muchas más que las producidas por la posterior represión franquista.

Nada más producirse el llamado Alzamiento Nacional del 18 de julio contra el gobierno de la República, en Tarragona y en la mayoría de poblaciones de Catalunya, además de múltiples desmanes de los que ya nos hemos ocupado en otros artículos, se inició una masiva e indiscriminada detención de personas sospechosas de ser afines a dicho alzamiento (religiosos, personas de derechas, propietarios, católicos, militares, falangistas,requetés,... ). Como consecuencia la cárcel de Pilats de Tarragona y las existentes en el resto de partidos judiciales de la provincia se llenaron en pocos días.

Las autoridades republicanas habilitaron entonces como prisión flotante dos viejos barcos inactivos y en bastante mal estado que se encontraban atracados en muelle transversal del puerto de Tarragona. Se trataba del vapor Cabo Cullera y del buque mercante Río Segre. Posteriormente se utilizaron otros barcos: el Mahón y el Isla de Menorca. El que mayor protagonismo tuvo fue el Río Segre, que llegó a albergar a unos 300 reclusos. En él los presos estaban repartidos en las bodegas de proa y de popa (aislada una de la otra); y sobrevivían hacinados en las mismas soportando en verano un calor asfixiante y en invierno un intenso frío. Tenían el rancho y el agua racionadas, la letrina era nauseabunda; dormían prácticamente unos encima de otros en el suelo de hierro de unas mugrientas y húmedas bodegas. No podían recibir visitas y estaban completamente incomunicados con el exterior. Muchos de los presos a consecuencia de estas deplorables condiciones, sufrían infecciones y enfermedades.

Los primeros días estos barcos fueron vigilados por guardias civiles, pero muy pronto fueron sustituidos por milicianos, Los detenidos en ellos eran considerados, en teoría, como presos preventivos en espera de juicio. Algunos, muy pocos, fueron liberados. Otros después de ser juzgados salían a cumplir sus condenas en otras prisiones, como la cárcel Modelo de Barcelona, el castillo de Monjuic o acababan en alguna de las terroríficas «checas» de Barcelona, donde solían tener un trágico final. Como cuenta algún testigo (p.ej. E. Olivé en Memòries involuntàries), en algunos casos los presos eran sometidos a parodias de juicio en la cabina de oficiales del barco, donde mientras los milicianos que componían el supuesto tribunal fumaban cigarrillos rubios y tomaban coñac, los presos eran interrogados teniendo que soportar funestas acusaciones, humillaciones, insultos y mofas. Aunque lo más habitual era que los presos, sin juicio previo, fueran formando parte sucesivamente de las denominadas «sacas» (asesinatos colectivos) que las patrullas de milicianos formaban a partir de listados que les entregaban los denominados Comitès Antifeixistes o a su capricho y que eran sacados del barco para ser asesinados.

Lo cierto es que la gran mayoría de los que pasaron por estos barcos prisión no sobrevivieron. Cuál sería la fama del barco que en el diario Frente Anti-fascista de Tarragona en portada, en diversas ocasiones, se amenazaba irónicamente con esto: «Aviso a los derrotistas. Tienen preparado camarote en el vapor Río Segre... Estarán muy bien, no lo duden» (18/9/36).

Uno de los personajes que dirigió algunas de estas «sacas» fue el sanguinario patrullero anarquista Josep Recasens Oliva («Sec de la Matinada»), que era uno de los cabecillas de las Juventudes Libertarias y de la FAI en Tarragona, y de cuya crueldad sin límites ya nos hemos ocupado en otros artículos. Pues bien, una de las «sacas» más numerosa tuvo lugar la noche del 11 de noviembre de 1936, cuando Josep Recasens se personó, con varios milicianos, ante el que hacía funciones de «comandante» ( así se hacían llamar) del barco-prisión Río Segre, que ese día era el también anarquista Joan Ballesta de la CNT (se turnaba en el mando del barco con Estanislao Lavilla de la JSU- UGT), con una lista en la mano y acompañados por este, se dirigieron a la puerta de la bodega de proa y empezaron a leer nombres, y como nadie contestaba, al parecer las listas estaban equivocadas; entonces señalándolos con el dedo y abriéndose paso a puntapiés, fueron preguntando por la profesión que tenían.

-Tú, ¿qué eres?.

- Sacerdote.

- ¡Pues, arriba !. - ¿Y tú? .

- Religioso.

- ¡ Arriba también!...

y los iban separando así del grupo. Según cuenta el hermano de la Salle, Joaquín Donato se produjeron esa noche, algunas anécdotas muy reveladoras, que confirman que iban ante todo a por los clérigos. En la puerta de una de las bodegas donde estaba preso el periodista Timoteo Zanuy, cuenta que los milicianos gritaron:

- ¿Está aquí Miguel Saludes Ciuret?

-No, contestaron.

Y se fueron de allí. Se trataba del párroco de Borges del Camp y Riudoms (adscrito), a quien encontraron después en la otra bodega. Uno de los presos era Vicente Loscos Pardo, médico titular de Horta de Sant Joan, quien al ser preguntado respondió diciendo su profesión, pero los milicianos no lo creyeron y lo tomaron por un religioso y así pasó también a formar parte del aciago grupo. A las 24 personas que integraron ese día la fatídica “saca” (dieciséis eran clérigos), los maniataron, los subieron en un autobús y los condujeron hasta las tapias del cementerio de Torredembarra, donde a medianoche los fusilaron, siendo luego enterrados en una fosa común. Decir que “sacas” similares habían salido del Rio Segre durante el mes de agosto, en especial las de los días 15, 25 y 28 de agosto (con un total, según Antonio Montero Moreno, de 60 fusilados), muchos de ellos encontrados también en fosas comunes del cementerio de Torredembarra.

En las inmediaciones de la Playa Larga fue encontrada una fosa con 18 cadáveres, justo en el lugar donde indicó a la policía un miliciano (J. Bosch) que había sido detenido al finalizar la guerra y que confesó haber tomado parte en diversos asesinatos colectivos.

La historia por dura que sea, hay que contarla completa, sin ocultaciones, sin tergiversaciones, sin prejuicios y sin propaganda, que es la más poderosa arma política para imponer la mentira.

Salvador Caamaño es presidente provincial de Societat Civil Catalana

Temas

Comentarios

Lea También