Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona 2018: apoyo a la carrera

El apoyo del Gobierno central a los Juegos ya no ofrece ninguna duda, pero podían ornar las formas y no salir corriendo de Tarragona.

Whatsapp

La plana mayor del Gobierno central, con el vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría a la cabeza, desembarcó ayer en Tarragona para escenificar, más allá de las palabras, el apoyo a los Juegos del Mediterráneo 2018. El compromiso económico (con la cifra global de 15 millones de euros) contó con la doble escolta del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y el de Cultura, Educación y Deportes, Íñigo Méndez de Vigo. Queda un escollo no menor para dar por segura la aportación estatal a los Juegos: la aprobación de los Presupuestos del Estado. En cualquier caso, no podrá acusarse esta vez al Ayuntamiento de Tarragona y a su alcalde de candidez. La vicepresidenta y dos ministros han puesto su rúbrica al compromiso largamente reclamado. Sin duda este es el hecho fundamental del acto celebrado ayer en el Pretori y así hay que resaltarlo. Todo ello, no obstante, no puede nublar la realidad de que el Gobierno central ha echado mano de los Juegos del Mediterráneo como cambalache de la Operación Catalunya, y lo ha hecho con poco tacto o con nulo disimulo. Deben saber del conformismo de Tarragona porque, de otro modo, no hay plan de protocolo que aguante una incursión a la carrera como la que llevó a cabo ayer la escuadra ministerial comandada por la vicepresidenta. Un evento tan herido en su empeño como los Juegos merecía algo más que una fría chequera. Un guiño de convencimiento, ni siquiera de fervor, pero un gesto de amabilidad.

Temas

  • EDITORIAL

Lea También