Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona se juega su futuro

Tarragona habla de «unidad» para reclamar la reparación de los déficits históricos en infraestructuras fundamentales. ¡Milagro!

Whatsapp

Tarragona vivió ayer un intento de «unidad cívica» para poner de manifiesto las graves carencias infraestructurales que amenazan con dilapidar el futuro de estas comarcas. Detrás del encomiable intento se encuentran la Cambra de Comerç de Tarragona, las patronales Cepta y Pimec-Tarragona, la Federació d’Empreses d’Autotransport de Tarragona (Feat), los sindicatos CCOO y UGT, el clúster ChermMed Tarragona y la Universitat Rovira y Virgili. El catálogo de agravios es sobradamente conocido: la falta del una conexión ferroviaria europea, el elevado coste de la energía eléctrica y unas infraestructuras viarias deficientes. Como reza el lema del encuentro, si Tarragona no consigue enderezar estas carencias «se juega su futuro», el de sus empresas y el de sus trabajadores. Como dijo durante el acto Ignasi Sayol, presidente de la Fundación ICIL, «tenemos un déficit histórico de falta de inversiones sin criterio y eficiencia que lo arrastramos desde hace 15 o 20 años». Es más que evidente. Pero para conseguir romper esta maldición histórica convendría hacer autocrítica para no caer de nuevo en los mismos errores. Gran parte de culpa del déficit de inversiones en las comarcas de Tarragona y del deficiente despliegue de las infraestructuras, se debe a la división interna y a la falta de una estrategia común a la hora de reclamar la implantación de servicios. Tanto Madrid como Barcelona lo han tenido muy fácil: «Primero aclararos».

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También