Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Tarragona, solidaria con los refugiados

Estamos ante una catástrofe humanitaria ante la que ningún país de la Unión Europea puede permanecer insensible
Whatsapp

Europa está recibiendo un aluvión sin precedentes de personas que huyen de los conflictos cercanos, que han adquirido una intensidad inusitada. Siria, en concreto, está desangrándose en medio de una guerra con múltiples actores antagónicos entre sí, entre los que se encuentra el terrorífico Estado Islámico, y casi la tercera parte de sus 22 millones de habitantes ha tenido que desplazarse para salvar la vida, muchos de ellos al extranjero. Líbano y Jordania están abrumados por la diáspora siria, y riadas de personas tratan de llegar a la Unión Europea en busca de asilo. Estos flujos insólitos, que ingresan por Grecia e Italia, que cruzan desde Turquía a los Balcanes y desde Serbia hacia Hungría y el espacio Schengen, no están formados por emigrantes económicos sino por supervivientes ocasionales, muchos de ellos de clase media, que huyen del terror y de la amenaza y que con toda probabilidad regresarán a su país de origen cuando acabe el conflicto. Estamos, en definitiva, en presencia de una catástrofe humanitaria, ante la que la Unión Europea, que defiende unos determinados valores humanistas y democráticos, no puede permanecer insensible. Así lo ha entendido por ejemplo Alemania. La canciller, Angela Merkel, se ha puesto al frente de la redención de estos infortunados que demandan asilo. Y Tarragona también ha sabido estar a la altura a través de una propuesta de ERC que el equipo de gobierno hace suya.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También