Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Opinion EDITORIAL

Tarragona tiene atractivo comercial

El potencial comercial de la ciudad tiene mucho recorrido por explorar. La venta en la red debe ser un aliado y no un enemigo.

Diari de Tarragona

Whatsapp

Tarragona tiene encanto comercial. Sólo falta que se lo crean los comerciantes. Los comerciantes y los responsables de las Administraciones públicas con capacidad de impulsar el atractivo latente. Así quedó demostrado durante la sesión celebrada ayer en la capital y donde la directora general de Comerç de la Generalitat, Montserrat Vilalta, daba a conocer el censo que refleja que en los dos últimos años se ha incrementado el número de establecimientos en la ciudad. Los 1.865 negocios censados a finales de 2017 representaran una densidad de 14,18 tiendas por cada mil habitantes, una cifra superior a la media catalana, que es de 13,50. Pese al buen dato, Vilalta aseguró que la Generalitat abrirá una línea de incentivos para que los propietarios actúen en los locales vacíos que salpican las calles céntricas de Tarragona y que contribuyen a proyectar una imagen decadente de la oferta comercial de Tarragona. La jornada de ayer en el Seminari sirvió para inyectar una dosis de optimismo a los comerciantes, un colectivo casi tan victimista como el agrario. Uno de los ponentes, Gerardo Ariño, un coach especialista en psicología positiva, propuso convertir el pequeño comercio de Tarragona en mundialmente conocido a través de la sonrisa. El consejo es como descubrir la sopa de ajo. Los comerciantes ya saben cómo deben tratar a sus clientes. La sonrisa es el arma principal. ¿Alguien concibe un buen comercio en el que no te reciban con una sonrisa? El Corte Inglés de Tarragona ha implantado un sistema de evaluación de la atención que sus empleados dan al cliente. El comprador selecciona un emoticón con distintos grados de expresión satisfactoria o disgustada en función de la atención recibida. Con toda seguridad, ello redundará en una mejora de la atención y, por consiguiente de las ventas. Una buena técnica que deberían imitar otros comercios. Todo ello sin olvidar la adaptación a la venta por internet porque ningún método de venta es incompatible con otro. Muy al contrario sumar multiplica. Y Tarragona tiene potencial.

Temas

Comentarios

Lea También