Más de Opinión

Tarragona y los políticos municipales

Whatsapp

Hace unos días me encontré en la calle con el concejal Javier Villamayor, al que me habían presentado hacía ya varios años en un acto de la Llar de Jubilats y cuya trayectoria y escritos he ido siguiendo por la prensa. Como hice ya en otra ocasión, aproveché el encuentro para referirle diversos pequeños problemas que había detectado en la zona donde vivo, se los enseñé y con su móvil fue realizando diversas fotografías y luego efectuó varias llamadas, me entregó su tarjeta y me dijo que si en un plazo prudencial no lo habían solucionado que lo llamara (por cierto a los pocos días estaba todo solucionado).

Ante tanta atención, lo invité a tomar un café en un bar cercano, me dijo que me lo agradecía pero que no lo tenía que invitar a nada que estaba cumpliendo simplemente con su deber, ante mi insistencia acabó aceptando (aunque también acabó pagando él) y en la breve y amigable conversación que mantuve con él tuve (por varios pequeños detalles) la sensación que era una persona que estaba pensando ya en su salida de la política y en su vuelta a su anterior trabajo como alto funcionario, según me dijo, al preguntárselo yo. Espero que sea una impresión equivocada por mi parte, pues hoy más que nunca, en Tarragona y en todos los ámbitos, necesitamos a políticos bien preparados, honestos y eficaces como él.

Son muchos los que hablan de los políticos como si todos fueran iguales y en cierto modo no les falta razón, pues estamos rodeados (en todos los partidos) de oportunistas, demagogos, ineficaces y mediocres que han hecho o quieren hacer de la política su modus vivendi. Pero en este caso concreto y tal vez en alguno otro, mi experiencia me dice que no siempre es así. El problema es que si los buenos van abandonando, los que van quedando suelen ser los peores y eso es siempre malo para el común de los ciudadanos.

Mila Méndez

(Jubilada, Tarragona)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También