Más de Opinión

Teletrabajadores bajo vigilancia

La tecnología ha dado un salto cualitativo en su habilidad para controlar y subordinar a empleados que supera cualquier tipo anterior

JOSE-DANIEL VILA ROBERT

Whatsapp
JOSE-DANIEL VILA ROBERT

JOSE-DANIEL VILA ROBERT

Los teletrabajadores se encuentran bajo alta vigilancia. El teletrabajo generalizado debido a la Covid-19, ha acelerado la utilización de herramientas basadas en la Inteligencia Artificial (IA), para evaluar el rendimiento de los empleados que trabajan desde casa. Sin embargo, las medidas de protección necesarias para proteger la privacidad de los empleados están tardando mucho más en llegar. Un informe, publicado por el Instituto Sindical Europeo (ETUI), titulado Algorithmic managementan and collective bargaining (Gestión algorítmica y negociación colectiva), destaca diferentes riesgos asociados con herramientas de gestión del lugar de trabajo, basadas en la IA, como los polémicos procesos de contratación y despido automatizados o la vigilancia exhaustiva de la vida privada de los trabajadores.

Desde la Revolución Industrial, siempre han existido diferentes maneras de vigilar y controlar. El informe del ETUI expone, no obstante, que la tecnología ha dado un salto cualitativo en su habilidad para controlar y subordinar a empleados que supera, con creces, cualquier tipo de supervisión anterior. En los últimos años, la IA y la gestión algorítmica se han generalizado, especialmente en los trabajos a través de plataformas.

El ejemplo más extremo ha sido la introducción por parte de Amazon, de accesorios inteligentes para los trabajadores de almacén, que monitorizan la productividad e incluso la duración de los descansos para ir al baño. Tras varias infracciones, que no tienen en cuenta si los resultados esperados son factibles o no en la práctica, el algoritmo a veces rescinde el contrato.

El medio digital The Verge denunció que un almacén de Amazon despidió al 10 por ciento de sus trabajadores de manera automática, por falta de productividad entre agosto de 2017 y septiembre de 2018. Por otra parte, Uber también se ha hecho famosa por sus despidos automatizados, mediante los cuales echaron a miles de conductores, con el vago motivo de rechazar trayectos. Los trabajos a través de plataformas fueron el campo de pruebas para supervisar a los trabajadores del sector tecnológico.

Desde el inicio de la Covid-19, también se está implementando, de manera generalizada, en otros sectores, lo que supone un punto de inflexión para los derechos laborales. En abril de 2021, una encuesta realizada por ExpressVPN, reveló que el 78 por ciento de las empresas utilizaban herramientas de vigilancia, para supervisar la productividad de los empleados o su actividad en línea, y el 51 por ciento había empezado a utilizar este tipo de software, en los seis meses anteriores al estudio.

Las maneras de someter a los empleados a un escrutinio constante están aumentando drásticamente por diversos caminos, por ejemplo, monitorizar correos electrónicos y ventanas de chat privadas, pedir capturas de pantalla, espontáneamente, para asegurarse de que los empleados están en sus puestos de trabajo y controlar la ubicación GPS.

Una vigilancia así genera muchísimos datos que deben gestionarse, así que las empresas están recurriendo a la toma de decisiones automática, susceptible de cometer errores que permanecen para siempre en la esfera digital y podrían perjudicar las trayectorias profesionales de los afectados. Asimismo, este tipo de gestión, menosprecia los valores y las necesidades humanas, cualidades incompatibles con una estrategia basada únicamente en los beneficios y la productividad. La normalización del uso de estas herramientas facilita la vigilancia de la vida privada de los empleados y las opiniones que puedan suscitar podrían utilizarse contra ellos en el trabajo.

Temas

  • Punto de vista
  • Inteligencia Artificial
  • Instituto Sindical Europeo
  • Amazon
  • The Verge
  • Uber

Comentarios

Lea También