Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Temblor de piernas

Tsipras dice que ha salvado al país y se ha tragado el prospecto de su medicina
Whatsapp

Teresa Rodríguez, la líder andaluza de Podemos, ha confesado sentirse «aterrorizada» ante el riesgo de que el temblor de piernas que ve ella en Tsipras se contagie a los dirigentes de su partido en España. Este derroche angustiado de sinceridad ha sido ventilado por los aparateros de Podemos diciendo que Syriza es «un valiente» por dar la palabra al pueblo. No piensan lo mismo la treintena de diputados que han abandonado al primer ministro griego por su claudicación ante la denostada troika y corren a formar un nuevo partido, se supone que auténtico.

En España no ha hecho falta que Podemos vaya de su programa máximo a su programa mínimo, como ha hecho Tsipras, para que se detecte desde hace meses, y de manera creciente, una considerable diferencia entre lo que sienten y defienden los anticapitalistas de Rodríguez y lo que empiezan a sentir y ver los socialdemócratas, con aparato leninista, de Iglesias.

Los buenos resultados conseguidos en Madrid, en Zaragoza o en Valencia, han sido posibles gracias a que Podemos ha diluido sus siglas en una coalición de izquierda de varias fuerzas con resultados ganadores. Cuando Podemos ha acudido a pelo, se ha limitado a sustituir a IU, pero en ningún caso ha logrado superar a los socialistas, como era su objetivo inicial.

Ahora están en el debate de quién va primero dentro de esas posibles coaliciones, cuestión irrelevante para Errejón, pero decisiva para otros ‘aparateros’ que creen que fuera de ellos solo quedan partido desvencijados, como IU. Mientras les tiemblan o no las piernas, lo cierto es que Podemos parece perder fuelle en los medios de comunicación, en las teles que tan decisivas fueron para su lanzamiento. Iglesias se ha quitado de los platós, Monedero exige como condición para soltar su doctrina ante las cámaras que los periodistas no osen preguntarle, ni mucho menos debatir.

Pide ahora la dirección de Podemos ideas y propuestas a las bases, y llama la atención esta demanda, cuando nos habían hecho pensar que tenían un amplio catálogo de soluciones para todos los problemas que habían diagnosticado.

Lo que le ha ocurrido al partido de Tsipras: ir a derrotar a los enemigos para después tragar lo que le imponían más dos huevos duros y tras referéndum, constituye un sartenazo para Podemos, que había vinculado a Iglesias y a Tsipras como los dos líderes gemelos que acabarían con los culpables de la crisis. Tsipras dice que ha salvado al país, aunque se haya tragado hasta el prospecto de su medicina. Teresa Rodríguez esta como un soldado yankee ante el Vietcong: no siente las piernas; y los ‘aparateros’ no quieren que la realidad les estropee el análisis y han pasado de ver las teles como aliadas a tratarlas como enemigas. Esperemos a las elecciones.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También