Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Opinion EDITORIAL

Tengamos la fiesta en paz

Santa Tecla es el principal argumento de unidad de los tarraconenses. Las disputas políticas no corresponden en la fiesta.

 

Diari de Tarragona

Whatsapp
Las fiestas de Sant Tecla, un momento para disfrutar en paz.

Las fiestas de Sant Tecla, un momento para disfrutar en paz.

Tarragona ha dado el disparo de salida a las fiestas de Santa Tecla. Durante varios días la ciudad se llenará de actos lúdicos y festivos que deben discurrir en un clima de convivencia y de respeto. La forma en la que discurrió ayer la tradicional Crida que marca cada año el inicio de las celebraciones no invita al optimismo. Los pitos, los gritos y los abucheos han impedido que se pudiera escuchar el tradicional «visca Santa Tecla, visca Tarragona i visca Catalunya» que lanzó el alcalde Josep Fèlix Ballesteros. Evidentemente podemos apelar a la libertad de expresión y también puede argumentarse que una pitada y un abucheo es una forma pacífica y muy democrática de expresar libremente una opinión. Pero no es menos cierto que toda democracia requiere de unas normas para poder ejercerse de manera que los derechos de unos no pisen los mismos derechos de que gozan los otros. No es conveniente que la disputa política que divide en estos momentos a la sociedad tarraconense y catalana contamine el espíritu festivo que aúna, en este caso sí, a todos los tarraconenses por encima de ideologías, pensamientos, creencias, procedencia y partidos. Otros foros y otros momentos están dispuestos para que cada ciudadano pueda mostrar su opinión, su queja, su censura y todo cuanto proceda en aras a la tan aireada libertad de expresión. 
Ayer era el momento para que Pitu Mosquits, perpetuador de les Festes de Santa Tecla de este 2018, hiciera su discurso con el sello del Serrallo en su corazón y para que defendiera la necesidad de cuidar de las asociaciones culturales y vecinales de la ciudad. Todo lo demás no correspondía. «No tocaba», como hubiera dicho el ya casi olvidado Jordi Pujol. Ayer era el momento del homenaje a quince figuras clave de Tarragona, los Teclers y las Tecleres d’Honor. Ayer era el día de la concordia festiva de todos los tarraconenses. De todos. Nos queda todo el año para dirimir nuestras cuitas en los foros que correspondan. No nos carguemos los pocos elementos de unidad que nos quedan.

Temas

Comentarios

Lea También