Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Terremoto griego

Mucho deberá matizar su programa el Pablo Iglesias griego si no quiere hundir aún más a su país
Whatsapp

Un vuelco electoral histórico acaba de consumarse en Grecia sin que nadie sea capaz de evaluar las consecuencias que puede acarrear si la formación de izquierda radical que lidera Alexis Tsipras lleva a cabo su demagógico programa. El terremoto de las urnas no se ha limitado a la victoria de Syriza, sino también al ascenso del partido neonazi Amanecer Dorado que se sitúa en tercera posición. El mayor cataclismo lo sufre el histórico PASOK. El partido socialista se da un batacazo tremendo y entra por los pelos en el Parlamento con unos escasos 13 escaños. A la vista del desastre socialista, el partido gobernante Nueva Democracia, de Andonís Samarás, ha salido bien parado con 77 escaños que le colocan en segunda posición. Tsipras, el próximo primer ministro griego, no se ha contenido en absoluto al conocer su victoria y ha anunciado, en caliente, que «el mandato del pueblo griego ha puesto a la Troika en el pasado». Para rematar su primer discurso victorioso ha reiterado que piensa «cancelar los rescates en base a la austeridad y la destrucción». Queda por ver cómo piensa hacerlo. Esta es su receta: «El nuevo Gobierno griego estará listo para cooperar y negociar con nuestros prestamistas para una solución justa i mutuamente beneficiosa», al tiempo que evitará una colisión «destructiva» con sus socios europeos. Mucho deberá matizar su programa el Pablo Iglesias griego si no quiere hundir aún más a su país.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También