Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Opinion EDITORIAL

Terrorismo 'low cost'

No hay capacidad policial ni militar posible que pueda luchar contra armas domésticas como un cuchillo y una furgoneta

 

Diari de Tarragona

Whatsapp

El último atentado terrorista perpetrado en Londres con los medios más rudimentarios ha evidenciado que para causar muerte y destrucción no hacen falta grandes medios. Basta con una furgoneta y un puñado de cuchillos. Si existen fanáticos perturbados dispuestos a matar encontrarán la forma de hacerlo. El que ya se denomina terrorismo low cost ha disparado los temores en los países occidentales porque no hay capacidad policial ni militar posible que pueda luchar contra armas tan domésticas ni que pueda desactivarlas desde el momento en que los terroristas dan su vida por amortizada. La matanza en la capital británica se ha producido a escasas horas de las elecciones, el peor momento para plantear debates sobre cómo combatir el terrorismo. Las ansias por ganar votos arrastran a los políticos hacia argumentos demagógicos y a situarse en posiciones extremas que poco contribuirán a encontrar una solución al problema. El cierre de fronteras, la expulsión de extranjeros y la proliferación de ideas xenófobas, lejos de contribuir a una solución del problema no harían otra cosa que agravarlo. No se trata de propugnar el buenismo ni de pecar de ilusos, pero el terrorismo yihadista hunde sus raíces en problemas sociológicos que precisan de soluciones complejas. Es posible que en muchos casos se ha hecho tarde y que la factura no se ha terminado de pagar. Todas las medidas preventivas posibles necesitarán del arma de la convivencia social.

Comentarios

Lea También