Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Titanes sobre el césped

Francesc Joan

Whatsapp

Vaya por delante mi enhorabuena al CF Reus por su ascenso. La fiesta vivida ayer en el municipal, en los vestuarios y en la Plaça Prim es de las que perdurarán para la historia. Del club, que jugará por vez primera en Segunda División;de sus aficionados, que vibraron como nunca con una gesta de tal calibre; de la ciudad, que se beneficiará directamente del salto de los rojinegros a la categoría de plata del fútbol español y por supuesto de sus protagonistas, los integrantes del equipo. Ayer fue un día especial para todos: desde el entrenador Natxo González, que ya subió al equipo a 2ª B y ahora lo ha situado en 2ª A; pasando por el canterano Ramon Folch, que ha mamado el fútbol en rojinegro desde abajo;y de todos sus compañeros, en especial Ismael Moyano, que disputaba su octavo play-off y por fin puede festejar un ascenso.

AlNàstic, que experimentó esas mismas sensaciones de felicidad la pasada temporada, le falta muy poco para repetir, pero esta vez para dar el salto a Primera División, una auténtica gesta para un recién ascendido. Los granas están a un solo paso de conseguirlo y llegarán con opciones a la última jornada que se disputará este sábado en el Nou Estadi. No dependen de sí mismos. Necesitan ganar a un Alavés que llegará a Tarragona ya ascendido (ayer lo festejó por todo lo alto en Mendizorroza) pero también que el Leganés tropiece a domicilio ante unMirandés que no se jugará nada.Una combinación complicada, pero factible, que le devolvería a la máxima categoría diez años después de su último ascenso. Y en caso contrario quedaría el play-off.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También