Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Títeres desde Abajo

Antoni Coll i Gilabert

Whatsapp

Así se llama la compañía de títeres que contrató el Ayuntamiento de Madrid para alegrar a los niños y sus padres el carnaval. Los niños no entendieron nada, pero los padres fueron a la policía, la policía al juez y los dos titiriteros a la cárcel.

Gritar vivas a ETA y Al Qaeda, ahorcar a un muñeco que representa un juez, matar a una monja con un puñal en forma de crucifijo… es propio, en efecto, de títeres de muy abajo. Los muñecos fueron movidos por las cuerdas del mal gusto y el delito.

Ada Colau ha salido en defensa de los detenidos compadeciéndose del mal rato que deben estar atravesando ahora y argumentando la libertad de expresión para la sátira. Se confunde la alcaldesa de Barcelona: una cosa es la creatividad y otra la ofensa. Y que no se preocupe por la pareja de cómicos. Seguramente aprenderán así la lección de respeto que parece que no aprendieron de otro modo.

Temas

  • LA PLUMILLA

Comentarios

Lea También