Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Todavía hay clases

Whatsapp

Tras lo sucedido el 30 de mayo, no sólo en las gradas sino también en el palco de honor del FC Barcelona (que aquel día fue de deshonor), el Rey y Jefe del Estado podría haber pasado factura a Artur Mas en su reciente recibimiento en Madrid como un presidente más de una comunidad autónoma, entre otras cosas, por su medio sonrisita mientras los pitidos aumentaban de intensidad aquel día.

El Rey podría haber dejado esperar a Mas de pie en la antesala durante muchos minutos, podría haberle puesto una, digamos, ‘cara especial’, por no decir mala cara, y podría haber sido descortés de muchas otras maneras.

Pero fue todo lo contrario, como muestran las imágenes, muy diferentes a las de la final de la Copa. Eso sí, fiel a su peculiar educació y seny, a Artur Mas sólo se le ocurrió decir «vengo en son de paz», lo cual, además de ser una muestra más de torpeza y delirio de grandeza, sólo sirvió para que muchos a duras penas contuvieran una gran carcajada.

Juan Fernández Sánchez

(Doctor en Medicina y Cirugía. Stuttgart)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También