Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Todo quedó como estaba

Whatsapp

Estamos a tres días de que la Vuelta a España concluya en Madrid y nos confirme cuál va a ser el vencedor, que lleva en danza desde hace tres semanas. La decimoctava etapa, se resolvió a favor del irlandés Nicolás Roche, que se impuso sobre el vasco de Usurbil, Haimar Zubeldia, un veterano de las dos ruedas que lleva sobre sus espaldas el peso de sus 38 años, algo que supone un mérito indiscutible. Los dos pertenecían a una escapada compuesta por veinticinco corredores. Tras los obstáculos de la etapa, quedó en cabeza el citado dúo para disputar una victoria en la ronda española. La jornada no cambió la clasificación general en relación a los diez primeros puestos de honor en litigio. Hubo un control muy estricto entre unos y otros, y aunque en el Puerto de la Quesera, que se situaba a 13 kilómetros de la línea de meta, se vislumbraron repetitivos ataques forjados por el italiano Fabio Aru, siempre neutralizados por el líder de la carrera Tom Dumoulin, que no precisamente pedaleó a medias tintas. Dio la cara con abierta prontitud y destreza. Su sombra fue la conconstante pesadilla para el ciclista transalpino. Decir que son dignos los lugares de prestigio que ocupan los españoles Rodríguez (3º), Valverde (6º), Moreno (7º) y Nieve (9º) frente al conglomerado de ciclistas extranjeros que participan.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También