Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Tomates con sabor a tomate

Las Terres de l'Ebre tienen mucho que ofrecer y todavía no están contaminadas de la masividad de otras destinaciones
Whatsapp

Los canales temáticos de viajes y gastronomía ofrecen muy a menudo documentales en los que gurús de la cocina descubren los productos de calidad y los platos de diversos países, con Italia y Francia a la cabeza de los destinos más apreciados. Yes que estos dos países saben venderse más que bien en el apartado cultural y culinario. Nuestra oferta también es apreciada fuera, sobra decirlo, pero a mi entender se podría ir más allá.

Las Terres de l’Ebre tienen mucho que ofrecer y todavía no están contaminadas de la masividad de otras destinaciones. Esto tendría que ser un punto a favor y no en contra. Poco a poco se van configurando ofertas en este sentido, como las rutas por las mejilloneras, el enoturismo en la Terra Alta o la fascinante propuesta de Temps de Terra en la ‘campiña’ del Montsià, que alguien ha venido a denominar -muy acertadamente- como la Toscana de las Terres de l’Ebre. Se me ocurren otras propuestas que podrían ser igualmente atractivas, como la recolección de cerezas en Paüls o Miravet, de naranjas en Alcanar o de aceitunas en los olivos milenarios del Montsià. Todo ello culminado posteriormente con una buena comida en alguno de los centenares de restaurantes de gran calidad de que disponemos, sea en el interior o en la costa. Porque los visitantes, sobretodo los urbanitas, agradecen comer un tomate que sepa realmente a tomate.

En el Delta, los trabajos tradicionales del arroz hace tiempo que se han convertido en un reclamo turístico, con demostraciones y fiestas en todos los municipios. Este es el camino.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También